Masaje Terapéutico

Hoy en día, el masaje se reconoce como beneficioso para los tratamientos de muchas enfermedades, desde el asma y problemas circulatorios hasta las enfermedades musculo esqueléticos, así como medida para que los bebés prematuros ganen peso. El masaje ayuda a relajarse y a reducir el estrés, y desde que sabe que este último es de los principales desencadenantes de muchas dolencias, se ha convertido en una eficaz terapia preventiva.

El masaje tiene efectos tanto fisiológicos como psicológicos. Los diferentes movimientos empleaos inciden sobre la piel, los músculos, los vasos sanguíneos, los conductos de drenaje linfático, los nervios y algunos órganos internos. El aumento presión mecánica estimula los sistemas, como el inmunitario, el circulatorio, el linfático, y el digestivo y relaja.

Las terminaciones nerviosas sensoriales de la capa profunda de la piel, la dermis, responden al tacto y a presión. Si se estimulan, estos receptores envían impulsos nerviosos desde un nervio a la medula espinal y ésta los trasmite al cerebro.

Las señales táctiles de las fibras nerviosas tienen mayor velocidad de transmisión al cerebro que las señales de las fibras asociadas al dolor no llegan al cerebro, y por tanto, la persona no siente dolor o este disminuye.

La sensación de tacto también estimula la liberación de las sustancias químicas en el cerebro conocidas como endorfinas, que actúan como analgésicos para el propio cuerpo. Éstas no solo reducen la percepción del dolor, sino que también inducen un sentimiento de bienestar y relajación, mejorando estado de ánimo y la autoestima.

Para consultar o reservar tu cita con nuestra terapeuta, te invitamos a contactar con nosotros.